Archivos

Fotos

2MV_17 2MV_22 2MV_23 2MV_33

PGO. Adelante con los faroles

No echan de allí a los hosteleros de la Ería, esa burrada no sigue adelante.

Echan a los vecinos de el Muselín, esa barbaridad sigue adelante; eso sí, ahora reconocen lo que negaban hace cuatro meses, la devaluación de las propiedades en ese barrio, pero… otra vez pretenden hacer creer que con “el cambio” ya no se devalúa lo que queda a la espera de ser demolido progresivamente “a medio y largo plazo”. También reconocen que a las actuaciones en Jove vinculadas a El Muselín no les salían los números, no podían soportar tanta carga urbanizadora ni expoliando. Ahora compartirán esas cargas con la actuación en la avenida Príncipe de Asturias ¿pretenden hacer creer que así sí salen los números?.

De los nuevos urbanizables, de la invasión de millones de metros de suelo rural para urbanizaciones, en las que los promotores no piensan poner un ladrillo dada la situación eeconómica, ni palabra. De las evidencias de que el Plan parte de datos (demografía, actividad económica, viviendas, empleo…) que no se corresponden con la realidad, ni palabra. Silencio también sobre la “genialidad” de Somonte o la oscura y enorme reserva de suelo para ampliar la “zona de basuras”. Mejor distraer al personal haciendo parecer que lo único de lo que se preocupan en la zona rural es de la ampliación de los núcleos.

Urbanismo varía su proyecto de la Ería del Piles para preservar los locales hosteleros

El desarrollo de una gran playa verde junto al Muro se compagina con nuevos edificios, una zona de equipamientos y un área
para viviendas unifamiliares

LA NUEVA ESPAÑA 20-1-2011 R. VALLE
El equipo de la Oficina de Revisión del Plan General de Ordenación (PGO) sólo ha estimado -total o parcialmente- el 30% de las 1.510 alegaciones presentadas por los vecinos al nuevo documento de planeamiento de la ciudad, pero el porcentaje ha sido suficiente para matizar dos de los proyectos más polémicos: la reordenación del área costera de la Ería del Piles y la desaparición del barrio de El Muselín. El concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, llevará al Pleno del próximo día 28 para su aprobación por los concejales de los tres grupos políticos con representación municipal un PGO con significativos cambios sobre el documento original en ambos territorios. No hay marcha atrás, eso sí, en la decisión política de limitar la capacidad de crecimiento residencial de los núcleos rurales de las parroquias.

La variación física más importante en cuanto a los ámbitos de ordenación nuevos está en el área de la Ería del Piles. Los técnicos municipales, a partir de la integración parcial de alegaciones de vecinos y hosteleros, le han dado un giro completo a la propuesta para, sin renunciar a su idea de tener un gran parque verde libre de tráfico en la zona y reordenar los usos residenciales de todo ese territorio, poder garantizar la pervivencia de todos los establecimientos hosteleros situados ahora mismo en primera línea de mar. ¿Cómo se pretende contentar a unos y a otros?

El punto de partida, como ayer explicaba el edil Pedro Sanjurjo, ha sido dividir en dos unidades de actuación diferentes que se desarrollarán con dos planes especiales diferentes el área afectada por la reordenación y que se extiende desde el entorno del río Piles al Sanatorio Marítimo y entre la carretera a La Providencia y la avenida de José García Bernardo. El territorio se divide ahora en PE-11A -entre las Terrazas del Pery y el Marítimo- y PE-11B -entre la actual ubicación del local hostelero de La Buena Vida y las Terrazas del Pery.

El cambio sustancial está en este segundo ámbito que mantendrá la calificación de uso terciario de ese suelo en favor de la permanencia de todos los locales hosteleros de la zona. El diseño inicial del Plan General de Ordenación colocaba allí el área de equipamientos públicos de toda la unidad de actuación obligando a desalojar a bares y a restaurantes. Ahora el espacio dotacional de todo el planeamiento del entorno de la Ería del Piles da un paso atrás en los planos alejándose de la costa. Esa pieza del puzle de más de ocho mil metros cuadrados estará en el área central del nuevo ámbito, al este de la ubicación del viejo Rocamar.

El Ayuntamiento intenta satisfacer así a todos los propietarios de negocios hosteleros del entorno que habían puesto el grito en el cielo al ver el futuro de la Ería del Piles. Los empresarios se opusieron frontalmente a una ordenación que, criticaban, los obligaba a marchar poniendo en peligro la pervivencia de sus negocios y de los empleos que generan y les hacía perder todo el dinero de las inversiones realizadas en los últimos años. La hostelería seguirá siendo el eje central de la vida de esa curva costera. Otra cosa es que el plan especial que dentro de unos años defina de manera más concreta ese espacio pueda suponer un cambio en la imagen de ciudad que se ofrece en esa primera línea de mar.

El Ayuntamiento también ha asumido la alegación presentada por los residentes en el bloque de apartamentos de la avenida de José García Bernardo. El edificio seguirá en pie, pero se exige a sus propietarios que realicen una reforma integral de sus fachadas siguiendo la estética que tengan las nuevas edificaciones del entorno. Una de ellas seguirá la alineación marcada por este edificio ya existente alargando la línea edificatoria hasta la carretera de subida a La Providencia. No se salvan de la quema las terrazas del entorno de ese bloque de apartamentos. Este territorio PE-11A es donde se convertirá en realidad esa gran playa verde de 20.000 metros cuadrados al lado del paseo del Muro que el equipo de gobierno de Paz Fernández Felgueroso considera el eje básico de la recuperación de la imagen de esa zona costera de Gijón. Un gran parque sin presencia de tráfico rodado, ya que la actual circulación rodada quedará frenada a la altura de la escalera 19. Un poco más allá de donde se ubica la escultura «Sombras de luz».

Detrás del parque estarán las nuevas edificaciones de toda la zona que serán de planta baja más tres alturas. Los cambios no afectan al diseño inicial, que reservaba el 40% del suelo para uso residencial y el 60% para uso terciario. Ello permite que puedan existir edificios de viviendas, otros de carácter comercial o, como es habitual, de usos mixtos. Imagen y cantidad dependerán del plan especial que desarrolle la unidad de actuación, pero en el boceto inicial del equipo técnico de urbanismo se plantean cinco alineaciones de edificios separadas por amplios espacios que comunican la zona verde con la carretera a La Providencia, que se convierte en el gran vial de comunicación para los conductores.

Pedro Sanjurjo, en la imagen, anunciaba hace menos de una semana que el Plan General de Ordenación estaría aprobado en mayo para dejar a la futura Corporación que saliese de las urnas «un horizonte urbanístico despejado», tras los problemas judiciales que han obligado a repetir el proceso. Y lo decía antes de saberse públicamente que sería su legado personal al dejar la primera línea activa municipal tras doce años como concejal.

Toda esta reordenación se completa con un nuevo espacio donde se permitirá la edificación de viviendas unifamiliares. La intención, o por lo menos así lo planteó Pedro Sanjurjo en su intervención pública de ayer, es posibilitar el realojo en una construcción de estas características (chalés) de las familias que ya viven en este tipo de casas en el entorno, pero que deberán abandonarlas al verse afectadas, en un caso, por esta operación urbanística de la Ería del Piles y, en otro, por el proyecto del complejo de ocio y comercial en una zona aledaña. Estas operaciones afectan a una quincena de viviendas en suelo de baja densidad.

Ambas operaciones urbanísticas compartirán también todo un entramado de viales internos, cambios en la circulación de la zona y la elección final que el Ayuntamiento haga de la tipología de equipamientos que se incluirán en el área dotacional. Todo quedará reflejado en el nuevo planeamiento de la ciudad, aunque tardará años en hacerse realidad, a la espera de las tramitaciones administrativas pertinentes y, sobre todo, del interés de la iniciativa privada por hacer realidad esos cambios. Para Sanjurjo, esta nueva solución elimina las tensiones con los propietarios y da una mayor viabilidad económica a toda la transformación de la zona.

Estas decisiones de los técnicos municipales están siendo analizadas estos días por los concejales en sesiones extraordinarias de la Comisión de Urbanismo. Es el último paso para llevar el documento a Pleno a finales de mes con el objetivo de conseguir su aprobación inicial. Volverá al Pleno previsiblemente en mayo para su aprobación definitiva una vez que cumpla con el requisito imprescindible de acatar los informes medioambientales y urbanísticos que imponga el Principado.


El Muselín recupera el valor patrimonial de su suelo, aunque sin permitir la edificación

El Ayuntamiento mantiene la eliminación del barrio y vincula su conversión en un parque a los desarrollos residenciales de Jove y Príncipe de Asturias

LA NUEVA ESPAÑA 20-1-2011 R. V.
El futuro a largo plazo del barrio de El Muselín sigue siendo su desaparición, pero el Ayuntamiento ha matizado el planteamiento inicial de la operación para ofrecer mayores garantías a los propietarios de la zona. Por eso, el Plan General de Ordenación (PGO) plantea ahora un cambio que supone que la calificación del suelo pase de no urbanizable de protección a suelo urbano para respaldar el valor patrimonial de ese terreno y de sus edificaciones. No cabe el uso residencial de ese suelo, ya que nuevos informes geológicos avalan los problemas de seguridad de la zona, que ya se habían detectado hace tiempo. El Ayuntamiento tiene en mente que todo ese territorio se convierta en un gran parque público.

Y para dar más facilidades a una negociación que facilite un desalojo pactado de los vecinos que ocupan el centenar de casas de El Muselín, el PGO revisado tras las alegaciones vecinales vincula el futuro de esa zona a los desarrollos urbanísticos previstos para Jove y la avenida del Príncipe de Asturias en un mismo sistema general. Dos operaciones, además, que serán de iniciativa pública, lo que supone que el Ayuntamiento estará detrás de ellas como nuevo plus de garantía para los residentes de El Muselín, que habían iniciado hace un tiempo una campaña de protestas en la calle contra esa ordenación.

Muselín y Jove ya tenían vinculación en el diseño inicial, pero para hacer más atractiva la operación económica se suma ahora Príncipe de Asturias. Ello quiere decir que los constructores que quieran sacar adelante las 1.400 viviendas previstas en ambas zonas tendrán que comprar suelo en El Muselín negociando su compra con los propietarios. «La conversión de esas cien casas en zona verde es un proceso a medio y largo plazo», dejó claro ayer el edil de Urbanismo, Pedro Sanjurjo.

El plan de Jove arranca de un nuevo acceso subterráneo para tráficos pesados a El Musel y un bulevar desde el alto del Cerillero hasta la playa de Poniente que dejará en sus bordes bolsas de suelo para unas 600 viviendas. En cuanto a la operación de la avenida del Príncipe de Asturias, se trata de convertir en un gran bulevar la actual autopista para conectar El Arbeyal con Los Pericones y favorecer la construcción de unas 800 viviendas.

Urbanismo rechaza las 800 peticiones de ampliación de los núcleos rurales

Sanjurjo reivindica que aún hay capacidad para edificar 4.367 nuevas viviendas sin incrementar los territorios

LA NUEVA ESPAÑA 20-1-2011 El Ayuntamiento mantiene su decisión de no ampliar la capacidad de edificación en los núcleos rurales. Y por ello será una respuesta negativa la que reciba la mayoría de los ochocientos alegantes que solicitaron la inclusión de alguna de sus fincas en los núcleos rurales para mejorar sus posibilidades de edificación. El equipo de Pedro Sanjurjo lo tiene claro: todavía hay suelo de sobra para garantizar la residencia en las parroquias gijonesas a quienes están inmersos en el mundo rural y lo tienen como forma de vida.

Los datos actualizados facilitados ayer por el edil de Urbanismo del gobierno local establecen que ahora mismo hay en el concejo 154 núcleos rurales, con 3.979 viviendas construidas. El Plan General, sin ninguna ampliación, mantiene la capacidad de esos núcleos para que se construyan en el futuro otras 4.367 viviendas nuevas. «No hay, pues, razón alguna para incrementar la superficie de esos núcleos», sentenciaba el responsable político del Urbanismo local. Sanjurjo matizó que sí se abordarán de manera positiva otras peticiones más concretas sobre la zona rural presentadas por algunos alegantes.

Los núcleos rurales suponen el 12% de la superficie del municipio gijonés. El resto del suelo no urbanizable de Gijón se distribuye en un 24% de especial protección, un 30% de interés, un 2% de protección de costas y un 5% de infraestructuras. Todo ello es el 3% del total del territorio gijonés.

El Ayuntamiento da marcha atrás a los derribos hosteleros en la Ería del Piles

El PGO mantendrá el plan para El Muselín, pero sus fincas se pagarán como suelo urbano y se ampliará la carga del desalojo a más promotores

EL COMERCIO 20.01.11 MARCOS MORO El Ayuntamiento dará marcha atrás a su pretensión inicial de derribar todos los negocios hosteleros y un bloque de apartamentos del borde costero de la Ería del Piles. El cambio está ligado a los 490 recursos ciudadanos que se han estimado parcialmente o en su totalidad tras la última información pública de la revisión del Plan General de Ordenación (PGO). Según explicó ayer el concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, se han tomado en consideración el 30% de las alegaciones presentadas de un total de 1.510 para «mejorar y perfeccionar» el documento.
El anterior planteamiento municipal para la regeneración urbanística de la Ería del Piles se encontró desde el primer momento con el rechazo frontal de los arrendatarios de negocios hosteleros en la zona, porque implicaba traslados obligatorios y generaba una gran incertidumbre laboral.
Con el respaldo de la Asociación de Hostelería de Gijón, hicieron frente común para mantener su privilegiada ubicación en primera línea de playa y ahora, tras defender a través de elaboradas, complejas y costosas alegaciones su postura, han conseguido que el Ayuntamiento cambie su plan inicial y deje las cosas tal y como estaban. La solución que se llevará al Pleno del próximo día 28 desdoblará el ámbito comprendido entre el Sanatorio Marítimo y lo que fue El Parque de El Piles. Por un lado estará la franja que va de Las Terrazas del Pery al Marítimo en la que el empresario hostelero Ricardo Tascón es el mayor propietario de suelo (con la nomenclatura de PE 11-A) y por otro quedará desgajada la zona en que se concentran los actuales negocios de hostelería y el edificio ahora sin uso de Ingemas (con la nomenclatura de PE 11-B).
Respecto a ese segundo espacio de concentración hostelera, Sanjurjo garantizó que La Buena Vida, el Bellavista, el Faro del Piles y Las Terrazas del Pery podrán seguir desarrollando su actividad en el emplazamiento actual. También indicó que esa permanencia no elimina la posibilidad de introducir cambios urbanísticos en ese enclave de usos terciarios que, en todo caso, estarían sujetos a la tramitación de un plan especial promovido por iniciativa privada.
Ello significa que los edificios actuales se podrían reformar enteros e, incluso, ser sustituidos por otros en el mismo lugar si así lo decidieran los propietarios afectados en junta de compensación. La premisa es que se debe mantener el aprovechamiento hostelero, así como una edificabilidad de 0,3 metros cuadrados por metro cuadrado y que las nuevas construcciones deben tener una altura máxima de bajo más dos plantas.
El bloque de 38 apartamentos del Rick’s, en la avenida de José García Bernardo, también podrá permanecer donde está. Pero en su caso el Plan General le obligará a reformar «toda su envolvente» para adecuarse a la estética de cinco edificios de nueva planta que se construirán orillados a la carretera de La Providencia, en disposición perpendicular al paseo marítimo y separados entre sí, para albergar usos hosteleros (60%) y residenciales (40%).
El primero de esos bloques, según explicó Sanjurjo, será una especie de prolongación del propio edificio del Rick’s. Los volúmenes de estas nuevas piezas edificatorias guardarán semejanza con los que se proyectan para el complejo comercial y de ocio de iniciativa privada en la vecina unidad 100 (UA-100), actualmente paralizada por los tribunales. Y su altura oscilará entre las dos y las tres plantas más bajo.
El esquema para el plan urbanístico en el entorno de El Rinconín mantendrá el criterio de liberar espacio en el borde costero para una nueva playa verde de 20.000 metros cuadrados y de incardinar en la zona un equipamiento dotacional de 8.000 metros cuadrados (en el espacio donde estaba el Rocamar).
Realojo para 14 chalés
Para la bolsa de vivienda unifamiliar que queda en las inmediaciones del Sanatorio Marítimo, en lo que se conocía como barrio de La Folguera, se plantean varias alternativas. Una de ellas es que puedan seguir residiendo en la zona. Para ello se incluye en el ámbito una reserva de terrenos ad hoc para construir pareados. Se trata de una parcela casi contigua a la que los promotores del complejo de ocio tienen habilitada para realojar a los dueños de los chalés que interfieren desde hace años en su proyecto comercial. Según explicó el edil de Urbanismo, hay en torno a 14 chalés que tendrían que moverse de sitio y con los que hay que negociar algún tipo de compensación económica o solución de realojo.
Sanjurjo defendió que la solución adoptada para la Ería del Piles, conciliando intereses vía estimación de alegaciones, «disminuirá los costes de desarrollo y urbanización» de esa degradada franja de fachada marítima aún pendiente de ordenación.
El planteamiento para el tráfico en la zona de El Rinconín también se mantiene. Los coches no podrán circular más allá de la glorieta frente a las Terrazas del Pery. A partir de ahí el itinerario será exclusivo para peatones y ciclistas. Para compensar la pérdida de ese tramo, se establecerá un nuevo circuito interno que conectará la avenida de José García Bernardo con la carretera de La Providencia en una especie de bucle, cuya puesta en servicio depende de la construcción de nuevas glorietas.
Una de ellas, la que tienen que desarrollar los promotores del complejo de ocio en el encuentro de las carreteras del Infanzón y La Providencia.
Retoques en el Oeste
El otro asunto espinoso de la revisión del Plan General, el de la la desaparición del barrio de El Muselín, también será objeto de algunos retoques, aunque en este caso la decisión municipal de desalojar de allí al vecindario no tiene marcha atrás. Sanjurjo aseguró que la oficina de revisión del PGO encargó un nuevo informe geológico que ha vuelto a dictaminar que El Muselín no es apto para la consolidación de un uso residencial por la deficiente estabilidad de los terrenos.
Para intentar rebajar la tensión con la agrupación vecinal que lidera Ángel Piñera, el Ayuntamiento revisará la calificación de las fincas de El Muselín a efectos de su valoración. De esta forma, en lugar de como suelo de protección (suelo no urbanizable) las preexistencias del barrio se pagarán como suelo urbano, con independencia de que en su lugar esté previsto el desarrollo de una nueva zona verde.
«Queremos que los vecinos de El Muselín no vean disminuido su valor patrimonial con esta transición», remarcó Pedro Sanjurjo, quien volvió a recordar que el proceso de sustitución de un centenar de casas por un parque será «gradual y a medio o largo plazo. Un tiempo largo que se resolverá atendiendo al valor de las propiedades de ese barrio».
Soporte de 1.400 pisos
La otra novedad en relación con la operación de El Muselín consistirá en ampliar la carga económica del sistema general previsto para ese barrio a un mayor número de promotores inmobiliarios. La adquisición de las 100 viviendas de El Muselín se vinculará a desarrollos inmobiliarios que prevén la construcción en total de 1.400 pisos. Se trata de operaciones residenciales localizadas en Jove, que van de la mano de la construcción de la nueva ronda Oeste por ese barrio, y a los que ahora se suman también las actuaciones previstas en la avenida del Príncipe de Asturias (siempre que su propiedad revierta en el Ayuntamiento tras la puesta en marcha de los nuevos accesos a El Musel por Jove). Según indicó Sanjurjo, «ello ofrecerá más posibilidades de negociación y compensación y garantizará la viabilidad económica».
El edil de Urbanismo aseguró que el Ayuntamiento «será garante del proceso de desarrollo» de esas operaciones residenciales que deben soportar financieramente el desalojo de los vecinos de El Muselín: «Serán de iniciativa pública, para que el barrio no se sienta solo en este proceso de transición».

El informe de alegaciones rechaza la ampliación de los núcleos rurales

EL COMERCIO 20.01.11 M.MORO El edil de Urbanismo explicó ayer que de los 1.510 escritos alegatorios recibidos por el Ayuntamiento, en torno a 800 tenían que ver con pretensiones de particulares de modificar usos y aprovechamientos en suelos calificados como no urbanizables y de incorporar sus fincas a los núcleos rurales del municipio.

Sanjurjo avanzó que todos esos recursos han sido desestimados en el informe de alegaciones que se llevará al Pleno del día 28. El motivo no es otro que el ya esgrimido durante el proceso de aprobación inicial de revisión del PGO. El Ayuntamiento considera que los 154 núcleos existentes, que ocupan el 12% del territorio municipal, «tienen capacidad suficiente para atender las necesidades residenciales de la población que sigue vinculada en Gijón al mundo rural. El concejal indicó que en los núcleos rurales cuyo crecimiento se quiere contener existen 3.979 viviendas construidas y, con la previsiones del nuevo documento urbanístico, hay capacidad para desarrollar otras 4.367.
Sanjurjo insistió en que la normativa del Principado (ROTU y TROTU) es muy clara al respecto cuando se refiere a los núcleos rurales. «Tienen la finalidad de atender soluciones residenciales de personas vinculadas con la actividad primaria (ganadería y agricultura), pero no pueden sustituirlos usos del suelo urbano», subrayó.
Corredores fluviales
Sobre las zonas de protección ambiental, indicó que no se han producido cambios en esta fase de la tramitación del PGO: sí es novedad, dijo, la delimitación de corredores fluviales «para evitar problemas de afecciones a viviendas en zonas con riesgo de inundación». En este sentido, el Ayuntamiento ha reproducido los corredores que tiene previstos en su mapa de zonas de riesgo la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC).
Sanjurjo también destacó que en este trámite de revisión de la normativa urbanística ha habido menos alegaciones que en ocasiones anteriores y que el proceso se ha desarrollado en «un clima de debate y participación satisfactorios».

No dije digo, sino Diego

EL COMERCIO 20.01.11-NACHO CIUDAD En las estancias más lúgubres de los almacenes de los ayuntamientos se guardan las herramientas del poder que nadie nunca debió arriesgarse a amenazar con usarlas, so pena de caer en el ridículo espantoso. Así, en Gijón, años ha que se guardó un serrucho gigante que alguien osaba utilizar en la Plaza del Marqués, y ahora habrá que hacer sitio a la enorme lengua de fuego que se iba a cargar todos los negocios hosteleros de la Ería del Piles.
Es lo que hace el sentido común, habitualmente denostado, pero que suele resucitar en años electorales. No hay plan infalible: véase el treinta por ciento holgado de alegaciones estimadas. Significa, en parte, que las huestes municipales han decidido devolver el kit marca ‘Atila’.
Bien hecho está si con eso se consigue desatascar la regeneración de la zona del Piles, situación que no convenía a ningún bando. La duda, ahora que las intenciones se han dulcificado, es si el proyecto final se parecerá algo al original: bolsas de suelo incrustadas por si los dueños de los chalés sacan algún día la bandera blanca; reformas en vez de derribos, emplazamientos hosteleros donde están los actuales y también donde estaban los ideados, y los equipamientos adicionales allí, al fondo, por si alguien se olvida de ellos. Casi un puzzle.
La revisión ha tocado, en menor medida, al barrio de El Muselín. Los socorridos estudios geológicos apuntalan la idea general de desmantelar el barrio, aunque en este enterramiento del hacha de guerra, se considerará suelo urbano de cara a las indemnizaciones. No es mucho consuelo, de todos modos, pero ya no es el atropello anterior.

Sobre el 30% de alegaciones estimadas parcial o totalmente, dijo que es «un reflejo de la voluntad del equipo de gobierno de estudiar y conocer las inquietudes de los ciudadanos siempre que no se modifiquen criterios básicos de ordenación». También recordó el calendario del PGO, cuya aprobación provisional tendrá lugar en el próximo Pleno. Durante febrero -explicó- los ciudadanos y entidades empezarán a recibir las respuestas individuales de sus alegaciones.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>