Archivos

Fotos

2MV_19 2MV_24 2MV_25 marcha11

SOGEPSA tiene competencia. QUINI CANDELA

LA NUEVA ESPAÑA (1/9/06) Sobre el fin «social» de SOGEPSA y ZALIA



Nos habían dicho, siempre que se les presenta la ocasión a los políticos que gobiernan, que la Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo es un instrumento vital para el desarrollo de actuaciones urbanísticas, sea de viviendas o de asentamientos industriales. Sin embargo, a Sogepsa le están haciendo la competencia desde dentro. Principado, los ayuntamientos de Gijón y Avilés, así como ambos puertos asturianos, se inventaron una sociedad de Gestión propia para desarrollar la ZALIA de San Andrés y Serín. El hecho induce a pensar que las bondades de la Sociedad Mixta de Gestión no son tantas, o que son tan cuantiosos los beneficios, que ayuntamientos, puertos y Principado no están dispuestos a dejar escapar.

Seguramente es necesario contar con un ente que se encargue de desarrollar ciertos aspectos del planeamiento urbanístico asturiano, sobre todo en aquellos concejos en los que por estructura del Ayuntamiento, nunca podrían ejecutar. Sin embargo es cuestionable que los principales municipios asturianos no puedan llevar a cabo una gran parte del trabajo desarrollado por Sogepsa. Entiendo que las actuaciones en estos casos deberían quedar limitadas a la adquisición del suelo. El resto de la gestión tiene que estar en manos municipales. Los espacios en los que actúa Sogepsa son adquiridos mediante expropiación o venta forzada, apelando al bien común, porque el objetivo es conseguir viviendas a precios asequibles o polígonos industriales que dinamicen, a través del empleo creado, zonas de Asturias.
Cada inversión que se haga en esos espacios tendría que regirse por el principio concursal que gobierna las instituciones públicas. Pero Sogepsa es una sociedad anónima, participada por instituciones públicas y empresas privadas. Así, pues, rige el principio del beneficio y a fe que lo está obteniendo, sin que el gasto pueda ser fiscalizado por personas ajenas a la propia estructura social. Dicho de otra manera: los despilfarros de Sogepsa, si los hubiere o hubiese, tienen que ser asumidos por los nuevos futuros propietarios, que son, paradójicamente, a los que se pretende y en nombre de los cuales, se acudió a la expropiación. Además, el Ayuntamiento no tiene que obtener beneficio por la gestión, mientras que Sogepsa, sí. Hay otro aspecto que pasa desapercibido, pero que tiene una gran importancia. Con la intervención de Sogepsa son los futuros nuevos propietarios -indirectamente- los que tienen que pagar la urbanización de los viales y de las zonas verdes. Sin embargo, el ciudadano que compra en la plazuela de San Miguel no ha de abonar más que el precio fijado por la vivienda, sin adiciones porcentuales. Sería difícil mantener esa situación desde el Ayuntamiento, porque consolidaría dos categorías de ciudadanos.
Los promotores de la ZALIA de San Andrés y Serín han creado su propia empresa de gestión del suelo, a pesar de que existe Sogepsa. Seguro que no es con objetivos altruistas. Tendría delito -al menos político- que el Ayuntamiento de Gijón obtuviera beneficios después de expropiar a los legítimos propietarios, que son de Gijón. Y ya no digo nada por lo que respecta a los socios avilesinos.

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>