Archivos

Fotos

2MV_02 2MV_18 marcha09 marcha13

Noemí imparte una nueva lección de economía de izquierdas

La consejera de Vivienda no sólo se alaba por haber logrado bajar el precio de viviendas para las que los constructores no encuentran salida, hoy nos expone más motivos para que «la gente» le estemos agradecidos.

Resulta que los ciudadanos con rentas bajas no pueden comprar viviendas protegidas porque los bancos no les dan crédito, entonces Noemí ha decidido ayudar a los que tienen rentas más altas, dándoles una ayuda y logrando para ellos créditos. La ayuda y los créditos concedidos a los compradores acaban en manos de los constructores, que a la vez aligeran su stock. De esta forma se reactiva el sector. Olé!

Las viviendas protegidas que no encuentran comprador, los ciudadanos más necesitados de ayuda para acceder a una vivienda, no están olvidados. Con ellos  Noemí intenta colaborar dentro de sus posibilidades, tratando de mediar en las ayudas al crédito. Aunque de momento sólo ha logrado facilidades para estos otros créditos que a los bancos les interesa conceder porque sustituyen a otros de dudoso cobro, Noemí recuerda a los que más dificultades tienen, dice que «sería deseable más flexibilidad».

En modo alguno dudamos de los objetivos de la heredera, pero después de lograr semejante acuerdo, tras tan esforzado y fructífero trabajo ¿no debería descansar?. Su inactividad provocaría bajadas del precio de la vivienda. Su mamá puede estar orgullosa, esta niña es una joya.

La banca está poniendo muchas trabas a las familias para acceder a los pisos protegidos

Entrevista a la heredera

La consejera de Vivienda y Bienestar acaba de firmar un acuerdo con la patronal asturiana de la construcción.

Noemí Martín (Avilés, 1968) sostiene que las familias serán las principales beneficiadas. Y añade que la actitud de la banca está dificultando la apuesta por el desarrollo de los pisos de protección oficial en Asturias

-Sindicatos y consumidores sostienen que los grandes beneficiados son los constructores.

-Lo niego radicalmente. Hemos negociado con los constructores pensando en la gente. Asturias no subirá el precio de la vivienda protegida, cuando ésta era una de las principales demandas de la Confederación de la Construcción. Y hemos logrado rebajar el precio de la vivienda libre.

-Asegura que su prioridad ha sido la gente. ¿Qué familias podrán optar a estas ayudas?

-Vamos a ayudar a más gente, que hoy no podía tener ayudas. Las familias que quedaban en tierra de nadie porque nunca podían acceder a una vivienda libre y, a la vez, superan los ingresos para optar a un piso protegido van a poder acceder ahora a esta línea de ayudas.

LA NUEVA ESPAÑA 2-11-2009

La consejera de Vivienda y Bienestar acaba de firmar un acuerdo con la patronal asturiana de la construcción que abaratará el precio de mil viviendas del mercado libre, aproximadamente un 14 por ciento de los pisos nuevos que los constructores tienen sin vender debido al pinchazo inmobiliario. El acuerdo no satisface ni a los sindicatos ni a la Unión de Consumidores, colectivos que aseguran que se favorece, sobre todo, a los empresarios. Noemí Martín (Avilés, 1968) sostiene que las familias serán las principales beneficiadas. Y añade que la actitud de la banca está dificultando la apuesta por el desarrollo de los pisos de protección oficial en Asturias, uno de los ejes de la política de vivienda del Gobierno regional.

-UGT y CC OO han cargado contra el acuerdo que acaba de firmar con los constructores. ¿Ha faltado mano izquierda en la Consejería de Vivienda en esta negociación?

-Creo que no. Ha habido precipitación a la hora de valorar este acuerdo, que es bueno para los ciudadanos porque se congela el precio de la vivienda protegida y, además, se reduce el precio de mil viviendas del mercado libre.

-Sindicatos y consumidores sostienen que los grandes beneficiados son los constructores.

-Lo niego radicalmente. Hemos negociado con los constructores pensando en la gente. Asturias no subirá el precio de la vivienda protegida, cuando ésta era una de las principales demandas de la Confederación de la Construcción. Y hemos logrado rebajar el precio de la vivienda libre. Además, el dinero se lo daremos a los compradores, a las familias que no pueden acceder a una vivienda, no a los constructores. De la CAC nos separan muchas cosas, pero estamos obligados a llegar a acuerdos. Este acuerdo también puede dinamizar el mercado y evitar que se reduzca el empleo.

-¿Cómo?

-El Ministerio permite convertir vivienda libre en protegida a cambio de elevar un 60 por ciento el precio del módulo de la vivienda protegida. Por ejemplo, en Oviedo el precio del metro cuadrado para la vivienda protegida se situaría en 2.800 euros. La Consejería de Vivienda negocia con los constructores y les dice que ese precio hay que reducirlo a 1.947 euros, si quieren que la gente pueda recibir ayudas para esas viviendas. Esa diferencia se traduce en un ahorro de 62.000 euros en un piso de 70 metros en Oviedo. Eso es reducir el precio de la vivienda libre.

-Asegura que su prioridad ha sido la gente. ¿Qué familias podrán optar a estas ayudas?

-Vamos a ayudar a más gente, que hoy no podía tener ayudas. Las familias que quedaban en tierra de nadie porque nunca podían acceder a una vivienda libre y, a la vez, superan los ingresos para optar a un piso protegido van a poder acceder ahora a esta línea de ayudas.

-La Unión de Consumidores se queja de que este acuerdo hace la competencia a la vivienda protegida que está sin vender en Asturias.

-No hay competencia entre vivienda libre y vivienda protegida. Este año hemos recibido 3.000 solicitudes de calificación de vivienda protegida y otras 500 están en trámite. No es tanto un problema de demanda, que la hay, como de dificultad para obtener el crédito por parte de las familias. Por ejemplo, en Vasco-Mayacina, en Mieres, hemos recibido 1.400 solicitudes para 700 viviendas. Los bancos, las entidades financieras están planteando muchas trabas a la concesión de créditos hipotecarios.

-¿Y el Principado no puede hacer nada?

-Intentamos colaborar dentro de nuestras posibilidades, tratando de mediar en las ayudas al crédito, pero sería deseable más flexibilidad.

-¿Cuánto dinero costará este plan?

-Entre ocho y doce millones de euros, que financiará en su totalidad el Ministerio de Vivienda. Estas ayudas no supondrán merma alguna para los programas previstos en el ACEBA.

Pasa a la página siguiente

El Gobierno asturiano ha prometido avalar las hipotecas de hasta 6.000 familias al año para pisos protegidos

-El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, anunció en noviembre de 2009 que el Ejecutivo favorecería que se pusieran en el mercado hasta 6.000 viviendas de protección oficial cada año.

-En plena crisis financiera, el Gobierno firmó acuerdos con bancos y cajas para crear «un fondo de garantía de impagos» que venía a actuar como un aval para que las entidades flexibilizaran las restricciones al conceder préstamos.

-El Principado se comprometía a pagar hasta un máximo de 12 mensualidades de la hipoteca en el caso de que el comprador avalado atravesase por dificultades económicas.

Las garantías del Principado perseguían flexibilizar las dificultades para acceder a las hipotecas

-Las garantías de la Administración regional para estimular la concesión de hipotecas y flexibilizar los requisitos de las entidades financieras tenían un plazo máximo de tres años.

-Esta iniciativa daba prioridad a colectivos como las parejas menores de 35 años que accedían a su primera vivienda.

-El Gobierno asturiano acotó la concesión de los avales a las viviendas de protección oficial que fueran iniciadas a partir de enero de 2009. Ese plazo hizo que durante meses no llegara a aplicarse la concesión de estas ayudas porque las hipotecas no iban a ser solicitadas hasta que estuvieran muy avanzadas las obras.

1 comentario sobre Noemí imparte una nueva lección de economía de izquierdas

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>