Archivos

Fotos

2MV_11 2MV_17 2MV_29 2MV_32

La UE no traga con lo del vino de Asunción. Sogepsa debe desaparecer

Sogepsa resulta ser pública cuando interesa y privada cuando conviene. Es como el vino de Asunción, ni es blanco ni es tinto ni tiene color, ni es pública ni es privada.

El Tribunal de Justicia de la UE ya se pronunció en contra de una sociedad mixta como Sogepsa.

La Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo de Asturias (Sogepsa) puede y debe tener los días contados, sostienen varios expertos. Esta sociedad obstaculiza la libre competencia y choca, por tanto, con la normativa comunitaria, advierten los catedráticos de Derecho Administrativo Raúl Bocanegra y Tomás Ramón Fernández, y el abogado Gerardo de la Iglesia, especializado en asuntos urbanísticos. Para Bocanegra, Sogepsa «está condenada a desaparecer».

La directiva comunitaria  establece de forma clara que «no se pueden adjudicar a dedo obras a sociedades mixtas en las que el sector público es mayoritario; por ejemplo, a Sogepsa», indica Bocanegra.

«Se expropia y luego la sociedad reparte los solares entre sus amigos; claramente, debe desaparecer», afirma el abogado Gerado de la Iglesia.

Pancarta de las protestas rurales el día de la colocación de la primera primera piedra de Roces

Pancarta de las protestas rurales el día de la colocación de la primera primera piedra de Roces

LA NUEVA ESPAÑA -28-4-2009

Sogepsa debe desaparecer por vulnerar la libre competencia, sostienen varios expertos

La Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo de Asturias (Sogepsa) puede y debe tener los días contados, sostienen varios expertos. Esta sociedad obstaculiza la libre competencia y choca, por tanto, con la normativa comunitaria, advierten los catedráticos de Derecho Administrativo Raúl Bocanegra y Tomás Ramón Fernández, y el abogado Gerardo de la Iglesia, especializado en asuntos urbanísticos. Para Bocanegra, representante de los afectados por Sogepsa en la promoción de La Magdalena (Avilés), «está condenada a desaparecer».

La directiva comunitaria 18/2004 es muy clara a la hora de imponer limitaciones a las sociedades mixtas con mayoría de capital público: están obligadas a realizar las adjudicaciones de contratos a través de un concurso al que puedan concurrir todas las empresas privadas, para favorecer la libre competencia. En el caso de Sogepsa no se cumple esta premisa, coinciden los tres expertos citados.

Sogepsa se constituyó en 1984, en el primer gobierno presidido por Pedro de Silva. Cuenta con una distribución de capital en la que el sector público supone el 57,77 por ciento del capital social. La mayoría de capital público corresponde al Gobierno regional (el 45,12%), y el resto, a 32 Ayuntamientos asturianos (12,65%). El resto del capital social, el 42,23%, lo aportan empresas privadas.

Sogepsa fue creada con objeto de dotar a los ayuntamientos asturianos de una sociedad regional que facilitara la contratación de obras, puesto que muchos consistorios no tenían capacidad para ello. Los creadores del modelo -entre los que figura el propio Bocanegra- decidieron dar entrada a las empresas privadas, «porque en aquel momento no había restricciones legales para ello», según explica el catedrático; pero tras la entrada en la Unión Europea la normativa cambió para favorecer la competencia y evitar obstáculos que dificultaran la libre concurrencia a las contrataciones.

Es entonces cuando empieza a estar cuestionado el papel de Sogepsa y de sociedades similares. La directiva comunitaria que se redacta para este fin establece de forma clara que «no se pueden adjudicar a dedo obras a sociedades mixtas en las que el sector público es mayoritario; por ejemplo, a Sogepsa», indica Bocanegra.

El caso de La Magdalena, en Avilés, es uno de los ejemplos, a juicio de Bocanegra, de lo que una sociedad mixta no puede hacer. Los propietarios de estos terrenos intentaron desarrollar el proyecto de construcción de viviendas previsto por su cuenta, ya que algunos de ellos eran promotores, pero el Ayuntamiento avilesino denegó esta operación, y al poco tiempo se adjudicó a Sogepsa. Los afectados han llevado el proceso hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Hasta ahora en España han visto rechazadas sus reclamaciones.

Cuando el Gobierno regional ejerce como poder adjudicador, con capacidad para conceder la ejecución de obras a unas u otras empresas, la ley establece que no puede beneficiar a una sociedad mixta en la que el propio poder público tiene la mayoría de capital. Lo que procede en estos casos es «que Sogepsa se someta a los mismos criterios que una sociedad privada». O, lo que es lo mismo, que entre en el concurso junto con el resto de empresas privadas en igualdad de condiciones, bajo los principios de publicidad y concurrencia.

«Lo contrario es eliminar directamente la competencia», sostiene Bocanegra. Las adjudicaciones «a dedo» a una sociedad pública participada por varios promotores privados «raya en la corrupción, porque se está llenando el bolsillo a unos empresarios, y a otros, no», remacha. De la misma opinión es el catedrático Tomás Ramón Fernández, para quien lo más importante es «evitar que se eludan las reglas de la competencia y desarmar las trampas que se han hecho para pasar de la licitación pública en muchos casos».

«Sogepsa no tiene ningún sentido en la actualidad», sostiene el abogado Gerado de la Iglesia. A su juicio, «con casos como el de La Magdalena se demuestra que esta sociedad no resiste el más mínimo combate comunitario». De la Iglesia resume de forma muy gráfica el funcionamiento de Sogepsa: «Se expropia y luego la sociedad reparte los solares entre sus amigos; claramente, debe desaparecer», afirma el letrado.

La advertencia de la UE a la promoción valenciana de Cabanyal 2010

La Comisión Europea formuló en junio de 2008 una advertencia al Ayuntamiento de Valencia y a la Generalitat valenciana por la actuación de Cabanyal 2010, una sociedad mixta participada por las instituciones públicas y por constructores privados que, según las autoridades de Bruselas, vulnera las directivas comunitarias.

La Comisión Europea -amparada en el informe que el comisario de Mercado Interior, Charles McCreevy, remitió el año pasado al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos- pidió a la Generalitat y al Ayuntamiento de Valencia que anule los contratos urbanísticos suscritos con la sociedad Cabanyal 2010.

La UE advirtió de que si este asunto se ha de dirimir en el Tribunal de Justicia Europeo pedirá que cesen las obras correspondientes a los contratos adjudicados.

La Scala de Milán, el caso pionero que sentó jurisprudencia

El primer caso en el que el Tribunal de Justicia de la UE se pronunció en contra de una sociedad mixta como Sogepsa fue el de la Scala de Milán.

El famoso teatro italiano se cerró para su remodelación integral, un proceso en el que se invirtieron varios años. Entre tanto, se decidió edificar en los terrenos de la Bicocca, cercanos a la Scala, un auditorio en el que se pudieran seguir llevando a cabo representaciones. La obra se adjudicó a una sociedad mixta con participación mayoritariamente pública.

El Tribunal de Justicia de la UE declaró nulo el proceso, y rechazó de plano una adjudicación «a dedo» por haber sido realizada sin publicidad ni concurrencia.

La decisión sobre la Scala sentó un precedente en el que se apoyaron sentencias posteriores para rechazar operaciones similares.

1 comentario sobre La UE no traga con lo del vino de Asunción. Sogepsa debe desaparecer

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>