Archivos

Fotos

2MV_06 2MV_15 2MV_30 marcha04

Con los `bichos´ del Muselín

Dice Sanjurjo que no se mantiene el uso residencial del barrio de el Muselín «por los problemas geológicos y riesgos de desprendimientos que venimos detectando«.
No dice quiénes vienen detectando esos riesgos, ni cómo los detectan, ni desde cuando los detectan, ni porqué es ahora cuando les preocupan y no antes, ni si esos riesgos son mayores que los existentes en otras zonas pobladas, ni a qué se debe la inestabilidad de la ladera… ¿Habrá un informe geológico? ¿Porqué no se lo facilitó a los vecinos del Muselín?.

Añade el concejal de urbanismo que «lo que queremos es resolver los problemas de un barrio que tiene un importante déficit de seguridad al estar en una ladera inestable y con riesgo de desprendimientos«.
Algo así como «muerto el perro se acabó la rabia», los problemas del barrio los resuelve destruyendo el barrio. Bien!

Pero la idea que defiende el cabal Sanjurjo es aun más `curiosa´, prevé la desaparición del barrio de el Muselín a largo plazo, sin un calendario establecido, será un «proceso gradual y negociado«,»van a poder seguir viviendo ahí durante muchos años», «hablamos de décadas», e insta a los vecinos a que «estén tranquilos, porque esto llevará años y negociarán con ellos los realojamientos».
Resumiendo, los vecinos del Muselín viven con un importante déficit de seguridad- en plata, viven en peligro- y deben estar tranquilos porque van a seguir viviendo en peligro durante décadas. Genial!

¿En qué quedamos Sr. Sanjurjo? ¿Están los vecinos expuestos a un riesgo importante que hace necesario desalojarlos o pueden seguir viviendo allí tranquilamente durante décadas? ¿Quién determina durante cuántas décadas más es razonable vivir allí? ¿Hay algún estudio geológico que señale que esos riesgos que ustedes vienen detectando no provocarán desprendimientos en la primera mitad de este siglo , por decir, pero serán un peligro a partir de 2050? ¿O serán Enagás, el Puerto de el Musel, o cualquier otro negocio los que con el concejal vienen detectando esos riesgos? ¿O son los constructores que negociarán con los vecinos su realojamiento los que determinarán en qué preciso momento empieza a haber peligro importante?.
Una vez más vemos que, o los políticos dan por hecho que los ciudadanos somos rematadamente idiotas, o son ellos los redomadamente idiotas o sinvergüenzas, o tienen un infinito desprecio por nosotros, o todo ello.

No es sólo la tomadura de pelo de cómo presentan este riesgo, es su desprecio por otros riesgos ciertos, es que la operación urbanística que plantean no sería económicamente viable a menos que los vecinos del Muselín además de desalojados resultasen desposeídos de mala manera, es que hay responsables de la situación en que se encuentra esa montaña, es que a este barrio lo rodearon de instalaciones peligrosas, …
¿Y qué? ¿En unos decenios Gijón tendrá un parque de alto riesgo?. Eso está por ver, lo que se ve es la difícil e injusta situación en que se encuentran los vecinos del Muselín y también se ve que allí viven personas, que están dispuestas a defenderse del atropello y que merecen el apoyo de sus conciudadanos.

«Nos engañan con buenas palabras»

Vecinos de El Muselín, que estudian constituir una asociación para evitar la desaparición del barrio, culpan a la futura regasificadora

EL COMERCIO 21-7-2010 MARCO MENÉNDEZ
Los vecinos de El Muselín no salieron ayer nada contentos del encuentro que mantuvieron con los concejales de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, y de Mantenimiento Urbano y Rural, Faustino García. A la reunión acudieron los presidentes de las asociaciones vecinales de Jove, La Campa, Pescadores y Portuarios, así como casi una treintena de habitantes de El Muselín, ya que el barrio carece en la actualidad de una asociación vecinal.
Ángel Piñera, portavoz de El Muselín, indicó al término del encuentro que «nuestra impresión es que nos engañan con buenas palabras, diciendo que no pasa nada, que el proyecto es para 25 años». Por ello, están valorando constituir «una asociación de vecinos, porque no procede la alternativa que nos dan de que cada uno negocie con los constructores para vender la casa. Además, se trata de vender o no».
Los vecinos creen que detrás de todo este proyecto para convertir el barrio en un parque está la futura regasificadora de El Musel, «porque no se puede construir a menos de dos kilómetros de una zona habitada», indicó Piñera, quien aseguró que también temen que «se revalorice la zona que llamamos de ‘Tocote’ y entonces será peor».
Los afectados tienen claro que «no es lo mismo que nos tengamos que ir por culpa de la regasificadora que vendiendo a los constructores. En el primer caso nos tendrían que pagar bastante más. Pero creo que esta situación ya viene de atrás, porque hace 30 años pagábamos la contribución como zona urbana y ahora nos la pasaron a zona rural».
En El Muselín también prevén ponerse en contacto con los vecinos de Cabueñes que se han opuesto firmemente al desarrollo urbano de una zona de la parroquia y es que el problema para los habitantes del barrio portuario es que «nosotros no tenemos documentos para rebatir al Ayuntamiento».
Explicación detallada
Bien distinto es el punto de vista del concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, quien aseguró que ayer «tuvimos ocasión de explicar con mucho detalle la idea que tenemos. Tratamos de tranquilizar a los vecinos porque es un proceso largo y negociado, no será en tres o cinco años, sino que hablamos de décadas». Sanjurjo apuntó que «lo que queremos es resolver los problemas de un barrio que tiene un importante déficit de seguridad al estar en una ladera inestable y con riesgo de desprendimientos».
Desde el Ayuntamiento se garantiza que los vecinos de El Muselín tendrán «margen de negociación, no se trata de expropiaciones, sino que tratarán directamente con los promotores», siguiendo el mismo sistema que se hizo con Los Pericones, el parque fluvial o la finca La Torre, en Santa Bárbara.
Sanjurjo aseveró que «nadie echará a nadie de El Muselín. Creo que los vecinos salieron de la reunión más tranquilos que cuando entraron».

Los vecinos piden que se refuerce El Muselín en lugar de desalojarlo

Sanjurjo explica a los portavoces del barrio que subsanar su inestabilidad geológica no es asumible económicamente

LA NUEVA ESPAÑA – 21-7-2010 – Miriam SUÁREZ
Los vecinos de El Muselín tienen miedo de que «nos la vayan a colar» con el nuevo Plan General de Ordenación (PGO), en el que se incluye la decisión municipal de convertir el barrio en un gran parque. Por mucho que el Ayuntamiento insiste en que el proceso será largo, y «no se echará a nadie que no quiera irse», ellos no acaban de fiarse de un proyecto que conlleva la desaparición del que ha sido su lugar de residencia durante décadas.

Ayer, representantes de El Muselín y de las cuatro asociaciones de vecinos del entorno -Portuarios, Jove, Pescadores y La Campa- tuvieron ocasión de escuchar las explicaciones oportunas de boca del concejal de Urbanismo. Pedro Sanjurjo les garantizó que no habría expropiaciones y que si se lleva a cabo esta operación es estrictamente por motivos de seguridad. Estudios específicos sobre El Muselín desaconsejan el uso residencial en esta zona urbana por problemas geológicos.

Ya hace más de 20 años que están suspendidas las licencias de construcción en el barrio, precisamente por la inestabilidad que presenta el terreno. Pero, ante los riesgos de desprendimiento, «¿por qué no se refuerza el barrio en lugar de desalojarlo?», plantearon los vecinos. Porque El Muselín se encuentra situado en la ladera de la Campa Torres y «sujetar» una montaña no es asumible ni técnica ni económicamente para la Administración, justificó Pedro Sanjurjo.

Los servicios técnicos municipales vinculan el futuro de El Muselín a los nuevos desarrollos residenciales de Jove. En concreto, a la operación de cirugía urbanística que se llevará a cabo en los bordes de la Ronda Oeste, donde el nuevo PGO permite construir cerca de 800 viviendas. Los promotores de estas nuevas bolsas de suelo urbanizable tendrán que hacerse cargo de adquirir las casas y fincas de El Muselín para su posterior cesión al Ayuntamiento, que hará con esas propiedades lo mismo que en Los Pericones: un gran parque.

Según se explicó ayer a los vecinos, los constructores pagarán sus bienes a precio de mercado. «Sabe Dios», ponían en duda, al término de la reunión, algunos asistentes. Al encuentro con Sanjurjo, que se celebró en el salón de recepciones del Ayuntamiento, también asistieron el concejal Faustino García, responsable del área urbana donde se encuentra El Muselín; Cosme García, director de Planificación Urbanística, y representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana.

«Al final, los que no vendan o no accedan al realojo, acabarán quedando en una situación de precariedad, entre casas abandonadas y caminos viejos, lo que es otra forma de echarnos», temen los vecinos, y así se lo trasladaron a Pedro Sanjurjo y Faustino García. «Se mantendrán todos los servicios que se vienen manteniendo ahora hasta que se complete la operación», les garantizó el máximo responsable del urbanismo gijonés.

Los vecinos se unen contra el plan municipal de convertir el barrio en parque

LA NUEVA ESPAÑA -22-7-2010 – M. S.
Carecen de asociación propia, pero no pierden la esperanza de unir fuerzas frente a la decisión municipal de transformar su barrio en un espacio verde. Los vecinos de El Muselín se reunirán en la cancha de fútbol, mañana viernes, «para decidir qué vamos a hacer». Aunque el Ayuntamiento insiste en que se trata de un proyecto a largo plazo, que se llevará a cabo sin expropiaciones, ellos consideran que «este asunto no puede quedar en el aire».

La desaparición gradual de El Muselín se incorpora al Plan General de Ordenación (PGO) como parte de los nuevos desarrollos urbanos que la futura ronda de acceso a El Musel generará en la parroquia de Jove. Serán los promotores privados quienes se encarguen de negociar con los vecinos su desalojo. El terreno que ahora ocupa El Muselín se entregará al Ayuntamiento para que lo convierta en un parque como el de Los Pericones.

El Ayuntamiento alega problemas geológicos para justificar la operación. Los vecinos, sin embargo, aseguran que «aquí no hay ni una casa rajada ni mal asentada». Es más, «si hay problemas es por las canteras, y deberían empezar entonces por prohibir su explotación», rebaten. «Y, entonces, que quiten también las bombonas de La Campa y la torreta de alta tensión», instan.

Un problema visto desde dentro

Geólogos de la Universidad asocian la inestabilidad del barrio a la explotación del terreno para construir y ampliar el puerto

LA NUEVA ESPAÑA 23-7-2010 – Miriam SUÁREZ
«La ladera presenta una acusada pendiente, en equilibrio inestable, consecuencia de haberse explotado el material cuarcítico que la conforma -a modo de cantera- para la construcción y sucesivas ampliaciones del puerto de El Musel». Los doctores en Geología Manuel Gutiérrez Claverol, Miguel Torres Alonso y Carlos Luque Cabal así lo recogen en su libro «El subsuelo de Gijón», donde el barrio de El Muselín acapara buena parte del capítulo dedicado a los desprendimientos. El contenido de la publicación, editada en 2002, cobra actualidad ahora que el Ayuntamiento alega problemas geológicos para justificar la transformación de esta zona residencial en una zona verde.

El barrio se encuentra situado en una ladera de la Campa Torres «inestable y, por tanto, peligrosa», mantiene Gutiérrez Claverol. Aunque «no sabría decir, con la información que tengo, si la solución es el desalojo», puntualiza este experto de la Universidad de Oviedo. El Ayuntamiento asegura que hay enformes específicos que avalan su decisión de convertir El Muselín en un gran parque. La decisión, incorporada al nuevo Plan General de Ordenación (PGO), implica la desaparición de un centenar de casas y el desalojo de más de 200 vecinos.

Esta tarde, a las ocho, decidirán qué hacer en una asamblea convocada en la cancha de fútbol. El Ayuntamiento les asegura que se trata de un proyecto a largo plazo, en el que no tienen cabida las expropiaciones. Pero los vecinos no quieren irse y dudan de los argumentos municipales. Por lo pronto, exigen ver «esos estudios geológicos que aconsejan el desalojo».

Según el libro en el que interviene Gutiérrez Claverol, al que ahora se remite para explicar la situación de El Muselín, los argayos en canteras que «no han sido suficientemente estabilizadas a su cierre» o «la utilización de explosivos» explicarían en buena medida la delicada radiografía que presenta el terreno. Y se recomienda: «Proteger las cabeceras de los taludes; facilitar el drenaje y desviar la circulación del agua procedente de la Campa Torres; sanear los argayos, llegando incluso a gunitar (sistema a presión) la ladera con cemento; o recurrir al anclaje del talud».

Los vecinos se preguntan por qué el Ayuntamiento no adopta medidas técnicas. El concejal de Urbanismo les explicaba esta misma semana que las posibles soluciones son de una magnitud económica difícil de asumir por la Administración. También cuestionan el hecho de que «no se puedan mantener las casas, pero sí las bombonas de La Campa o la torreta de alta tensión, que pesa toneladas».

El Ayuntamiento tiene paralizadas las licencias de construcción en El Muselín desde 1987. A lo largo de estos 23 años, los sucesivos equipos de gobierno han tratado de buscar una alternativa al barrio, que se ha llevado más de un susto por su débil composición geológica. El libro «El subsuelo de Gijón» repasa algunos de los incidentes más sonados, empezando por «el 4 de junio de 1978, cuando una voladora provocó una ingente caida de rocas, que cegó la entrada del túnel que une el puerto con Aboño».

También recuerda «otro desprendimiento de rocas proveniente del monte de El Muselín que, en febrero de 1986, generó una gran brecha en un depósito de Campsa». Sigue con lo ocurrido «el 29 de noviembre de 1997, cuando unas mil toneladas de rocas procedentes del parque arqueológico cayeron a la altura del dique exterior del puerto». Y termina en marzo de 2001, cuando «el derrumbe de unas 300 toneladas arrasaron una vivienda unifamiliar» de El Muselín. Para los vecinos «se trata, simplemente, de accidentes». De hecho, «en este barrio no hay ninguna casa con grietas ni mal asentada», afirman. Esta tarde tomarán una decisión sobre su futuro urbanístico, que afrontan con malestar e incertidumbre.

Los vecinos se asocian para evitar el desalojo que plantea el Plan de Ordenación

Los afectados han solicitado el informe geológico en el que se apoya el Ayuntamiento y estudian medidas legales

LA NUEVA ESPAÑA -24-7-2010 – Ángel CABRANES
Los vecinos de El Muselín viven en la incertidumbre. Ante la posible desaparación del barrio contemplada en el nuevo Plan General de Ordenación (PGO) han decidido aunar fuerzas y crear una asociación que luche por esclarecer los verdaderos motivos de su futuro desalojo. «No nos acabamos de creer que la única razón para nuestra marcha radique en los desprendimientos de tierra», explicaron ayer los residentes en una reunión celebrada en la cancha deportiva de la zona que congregó a un centenar de personas. Por este motivo ya han solicitado el informe geológico en el que se apoya el Ayuntamiento, se pondrán en contacto con otras asociaciones damnificadas por anteriores planes desarrollados por el consistorio y plantean emprender medidas legales.

«Nunca nos hemos quejado por los restos de carbón procedentes de la térmica de Aboño que se acumulaban en nuestras ventanas, ni por la construcción de una regasificadora que, por ley, debería estar a dos kilómetros de nuestro núcleo urbano ¿Y ahora nos quieren echar?, deben vernos la cara de tontos», exclamaban los damnificados por el PGO. El malestar por las nuevas medidas adoptadas por el Ayuntamiento y la escasa información que aseguran les ha proporcionado el concejal de urbanismo fueron los principales temas de conversación. «Aquí hay gente hipotecada que si quisiera vender su casa ahora no le pagarían ni un duro. Si quieren que cambiemos nuestras viviendas por otras que se construirán en Jove, ¿por qué no especifican cuál será la compensación?, ¿o es que encima tendremos que poner dinero?», clamaban.

Para dar respuestas a estas inquietudes, diez voluntarios se prestaron a integrar la primera asocación vecinal de El Muselín. Ellos serán quienes liderarán la solicitud de estudios geológicos complementarios «más exactos, porque los elaborados hasta el momento son sólo superficiales», y se pondrán en contacto con asociaciones vecinales como Cabueñes y Vega, que ya tienen experiencia en este tipo de litigios. Carmen Suárez, presidenta del Colectivo de Vega en defensa del medio rural, se desplazó ayer al barrio portuario para prestar su ayuda y asesoramiento a los afectados; también la Plataforma de Cabueñes. En los próximos días realizarán el protocolo administrativo para constituir la asociación vecinal, y planean contar con los servicios de un abogado porque «esta situación nos pilla de nuevos». El nuevo Plan General de Ordenación tiene prevista su aprobación en el pleno municipal que se celebrará el próximo 30 de julio. Para este día los vecinos de El Muselín llevarán su malestar al Ayuntamiento con una manifestación en la plaza Mayor.

El Muselín recupera su asociación de vecinos para luchar contra la desaparición

EL COMERCIO -24-7-2010
En marzo de 2008, la asociación de vecinos de El Muselín se disolvió. Su entonces presidenta dimitía y no había voluntarios para coger el testigo. Ha hecho falta que el Ayuntamiento anunciara que el barrio desaparecerá en el futuro para que los vecinos se reorganicen. En un encuentro celebrado ayer pusieron las bases de lo que será la nueva asociación de vecinos, cuyo presidente será Ángel Piñera y el vicepresidente, David Castro. Por el momento están recabando los datos de los vecinos interesados en participar y, a partir de ahí, comenzará su oposición organizada a los planes municipales, que prevén convertir El Muselín en un gran parque público.
«No nos creemos la versión del Ayuntamiento», insistían ayer. Por eso, lo primero que piensan hacer es recabar toda la información posible sobre el Plan General y sobre los estudios geológicos en los que, según Pedro Sanjurjo, se basa la decisión de no perpetuar el uso residencial del área. Además, desde El Muselín han establecido contacto con otras entidades vecinales, para recibir asesoramiento. «Vamos a hacer lo que sea para que se reconozcan nuestros derechos, como pueblo y como propietarios. Vamos a vendernos muy caros», aseguran. Además, su trabajo no sólo se centrará en eso, sino que su mirada también está puesta en cuestiones como «la regasificadora, los depósitos y la contaminación».

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>