Archivos

Fotos

2MV_03 2MV_18 2MV_31 marcha01

¡Vuelven!

El Comercio da noticia del contenido del «documento de prioridades» del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (lo que antes se llamaba «avance»). Se deduce, por tanto, que este periódico ha tenido acceso a una información de la que las asociaciones de vecinos carecen. Como ocurrió hace 6 años, las partes afectadas no son las primeras en enterarse.

El tío S. A. M. pastoreando a su rebaño

Como desconocemos esta documentación— muy importante, porque es la que realmente define cómo será el Plan General— , pocas conclusiones se pueden sacar de lo publicado. Pocas, pero importantes.

¿8.000, 17.000, 24.000 viviendas? No parece que este documento se haya iniciado analizando las necesidades reales de la ciudad, pues las tres alternativas planteadas, por su disparidad, no pueden ser solución a una misma realidad.

Lo que sí nos dejan claro las noticias aparecidas en la prensa, junto con las declaraciones de Sariego, es que —una vez más— demuestran que las necesidades reales de Gijón, el Medio Ambiente y las leyes siguen sin importarles lo más mínimo.

Nos asaltan las dudas:

¿Viven en Gijón, o viven de Gijón?

¿Es un plan urbanístico o un plan recaudatorio?

¿El diseño de la ciudad lo hace la CAC o el gobierno municipal?

¿Por qué insulta así Sariego? ¿Estará aterrado por el apremio recaudataorio?

Lo que está claro es que nuestros gobernantes no renuncian a atropellarnos, ni a destruir la zona rural de Gijón ¿Hasta dónde tendremos que llegar para defendernos?

El Ayuntamiento emprende desde cero un plan urbanístico nuevo y más ambicioso

EL COMERCIO -30-11-2009 La revisión del PGOU que el Ayuntamiento pondrá en marcha esta semana puede superar en ambición al planeamiento anulado por los tribunales. El documento de prioridades del nuevo plan, que irá a la junta de gobierno de mañana, incluye como principal novedad tres alternativas posibles de desarrollo urbanístico del municipio para los próximos diez años (2010-2020). Una de ellas supera con creces las previsiones de crecimiento del plan Teixidor al sumar a todas las zonas urbanizables incluidas en ese PGOU, vigente desde 2007, una nueva bolsa de suelo en Vega-La Camocha y la ampliación de superficie y densidad edificatoria en la zona de Porceyo. Todo ello daría como resultado una capacidad residencial para 24.000 viviendas.
La alternativa más conservadora es la denominada ‘0’. Básicamente supone la regularización de la situación urbanística actual. En esta opción se incluye todo el suelo consolidado que proviene de desarrollos del último plan Rañada (el de 1999), modificaciones del mismo (como el plan para la barrera ferroviaria), actuaciones concertadas como el área residencial de Roces y proyectos de infraestructuras promovidos por otras administraciones como la ZALIA, la ampliación portuaria y el polígono de Lloreda. Aquí tendrían cabida todas las operaciones residenciales aprobadas administrativamente hasta el momento, todo lo regulado por el nuevo catálogo urbanístico y todo lo que tenga ya licencia de obra aunque provenga del plan anulado. En total, contiene suelo para desarrollar 8.000 viviendas, una cifra que el equipo de gobierno considera insuficiente para atender la demanda de la próxima década.
La alternativa intermedia, denominada ‘1’, incluye la ‘0’ y la totalidad de nuevos desarrollos residenciales recogidos en el plan invalidado por las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA). Están los suelos urbanizables del Alto del Infanzón, Cabueñes, Castiello, Granda y Porceyo, además de la actuación concertada prevista en Jove. Además, se amplían los bordes del actual polígono industrial de Roces. Esta alternativa tiene capacidad para desarrollar 17.000 viviendas y, según el equipo de gobierno, se ajusta a los ritmos de crecimiento de los últimos años, con una producción anual de 1.700 pisos.
La denominada alternativa ‘2’ es la más expansiva de las tres. Incluye la suma de las dos anteriores y propone, como queda dicho, la incorporación de nuevo suelo urbanizable en Vega-La Camocha, el mismo que preveía la construcción de unas 2.000 viviendas y que fue retirado durante la tramitación del plan Teixidor para que siguiera siendo de interés paisajístico. Para llegar a ese número de 24.000 viviendas, también se plantea la ocupación de más territorio en Porceyo y el desarrollo de piezas edificatorias de media densidad (0,35 metros cuadrado/metro cuadrado) donde estaba previsto construirlas de baja. En la práctica, la forma de densificar sería implantar el modelo de las urbanizaciones proyectadas en Castiello, Granda y Cabueñes en esa zona del Suroeste del municipio.
Documento de prioridades
Las tres propuestas saldrán a información pública para incorporar sugerencias ciudadanas, pero, al final, el gobierno local tomará partido por una opción que será la que iniciará en solitario el trámite de aprobación inicial en los próximos meses. Este estudio de alternativas es una exigencia la Ley estatal 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente.
El documento de prioridades o avance del nuevo PGOU es una publicación de 130 páginas ilustrada a todo color en el que han trabajado los servicios municipales con asesoramientos puntuales como los de la empresa Dolmen, autora del nuevo catálogo urbanístico de la ciudad.
La memoria está dividida en seis apartados: introducción y antecedentes, tramitación administrativa, marco territorial, justificación de la revisión del PGOU, alcance y objetivos de la revisión y las tres alternativas de desarrollo urbanístico ( ‘0’, ‘1’ y ‘2’).
En dicha memoria se detalla que la revisión del PGOU se hace sobre el último plan general, que lleva la autoría del urbanista Ramón Fernández-Rañada (de 1999) y su texto refundido de 2003. Y se revisa ese documento porque el TSJA ha anulado la adaptación a la Ley del Suelo del Principado de 2005, pese a que la resolución no es firme y está recurrida en el Supremo, y se busca garantizar la plena seguridad jurídica del urbanismo gijonés.
También se justifica la tramitación de un procedimiento nuevo por la necesidad de adaptar el planeamiento a la legislación vigente e incorporar los cambios que son independientes del PGOU y provienen de actuaciones de otras administraciones (ampliación de El Musel e inversiones asociadas, la ZALIA, Roces, polígono de Lloreda, el metrotrén y la llegada del AVE) por su incidencia en la estrategia de desarrollo de la ciudad.
Entre los objetivos señalados, el documento de prioridades incluye como novedad la reserva del 30% del conjunto de previsiones del suelo residencial para vivienda protegida, para dar cumplimiento a la actual Ley del Suelo. También se defiende el diseño de una ciudad sostenible, el cuidado de nuevos modos de transporte (el ferrocarril), la adaptación al modelo territorial regional (área metropolitana) y la garantía de desarrollo industrial con espacios para proyectos cada vez más vinculados a las nuevas tecnologías.

Planean dispersar la ciudad con urbanizaciones diseminadas por parroquias rurales distantes hasta 6 Km de Gijón y dicen que el objetivo es una ciudad compacta. También habla de previsiones realistas y ponderadas! ¿Habrá que regalarle un diccionario a Sanjurjo?

El Objetivo es una ciudad compacta

En esta ocasión, las nuevas tecnologías, anticipa Sanjurjo, jugarán un papel fundamental en la divulgación de todos los trámites relacionados con el nuevo PGOU. En principio no hay intención de pisar tanta caleya como con el plan anterior. El documento de prioridades se colgará en la web del Ayuntamiento tras su paso por el Pleno del próximo 11 de diciembre.

Arrancará en el Pleno del 11 de diciembre y después las tres variantes estarán un mes expuestas para recibir sugerenci

Con una doble vertiente urbanística y ambiental, que nunca se había seguido con ningún plan general anterior y acabará fundiéndose al final en un mismo documento. Así será la complicada tramitación administrativa del nuevo PGOU de Gijón que, bajo la figura de revisión, iniciará su andadura oficial en el Pleno del próximo 11 de diciembre. Antes de eso, en la reunión de la junta de gobierno de mañana se dará el visto bueno al documento de prioridades o avance del plan.
Para la parte de elaboración del informe de sostenibilidad ambiental (ISA), una de las carencias señaladas en las sentencias judiciales contra el planeamiento anulado, el Ayuntamiento contratará a una empresa de ingeniería asturiana. Ésto es, externalizará su redacción a una asistencia técnica.
El nuevo PGOU se someterá a dos periodos de información pública y pasará por el Pleno en cuatro ocasiones hasta la aprobación definitiva. La primera exposición pública incluirá las tres alternativas de desarrollo urbanístico recogidas en el documento de prioridades (0, 1 y 2). Este periodo de sugerencias durará un mes. Más adelante, una vez que el Ayuntamiento tome partido por una de las propuestas de crecimiento y lleve a cabo su aprobación inicial, el borrador del nuevo plan general y el informe de sostenibilidad ambiental saldrán de nuevo a información pública durante dos meses, esta vez para recibir las correspondientes alegaciones.
Dentro del procedimiento administrativo general, como ya queda dicho, hay que combinar a la vez filtros urbanísticos y medioambientales. Esto implica que, en última instancia, dos organismos de control de Principado, la CUOTA y la CAMA tendrán que informar favorablemente al plan. En total a lo largo de la tramitación hay tres momento de consultas e informes y cuatro de elaboración de documentos (incluyendo el texto de prioridades de partida).
¿En qué plazos se va a completar toda esta extensa tramitación? A día de hoy es una incógnita, pero algunos de los miembros del equipo de gobierno, como el primer teniente de alcalde, José Manuel Sariego, han dicho que la nueva normativa de ordenación urbanística del concejo tiene que estar lista antes de las próximas elecciones municipales (mayo de 2011). En este punto hay que recordar que el procedimiento administrativo del plan Teixidor, mucho más sencillo en comparación con el que en teoría tiene que afrontar ahora el Ayuntamiento, se prolongó dos años, durante los cuales los vecinos de la zona rural organizaron hasta tres ‘marchas verdes’ de protesta.

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>