Archivos

Fotos

2MV_10 2MV_11 2MV_28 2MV_30

Eria del Piles – hablan los afectados

Los hosteleros de la Ería del Piles se indignan con el plan urbanístico que elimina sus locales

«¿Pero esto va en serio o es una broma del concejal?», se pregunta el gerente de uno de los negocios de la zona costera, de la que dependen 100 empleos

LA NUEVA ESPAÑA 25-7-2010 – M. C.
«Gijón ya tiene bastantes paseos y zonas verdes como para que se quiera hacer uno nuevo donde ahora hay negocios que dan empleo a mucha gente. Al Ayuntamiento más le valía preocuparse por crear industrias en Gijón que por hacer parques, porque si la gente no tiene trabajo, los parques sólo van a servir para que vayan a comer pipas». De esta forma valoraba ayer Joaquín Ordieres, gerente del restaurante el Faro del Piles, el plan que un día antes presentó en concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, para eliminar las viviendas y las empresas que hay en primera línea de costa en la zona de la Ería del Piles (desde el Bellavista al Sanatorio Marítimo), sustituyéndolas por un parque y un ampliado paseo marítimo. Los negocios hostelero de la zona cuentan con cerca de un centenar de trabajadores, según la suma de las cifras facilitadas en los propios establecimientos.

Dichos negocios, según el plan, se podrían trasladarán a parcelas de la Ería linderas con la carretera de La Providencia y, por tanto, más alejadas del mar. Carlos Quiroga, que regenta el bar Ricks, se preguntaba: «¿y qué pasa con el «pelotazo» de los chalés del Rinconín, que tienen la bendición del Ayuntamiento?».

La indignación con el plan municipal fue la segunda reacción de los afectados, porque la primera fue la incredulidad: «¿Pero ésto es en serio o es una broma de este señor?», se preguntó el responsable de las Terrazas del Peri, Ángel Fernández, tras conocer el plan presentado por Sanjurjo. Hablando del plan de Sanjurjo, a alguno de los afectados le venía a la memoria el polémico serruchazo que intentó su antecesor en el cargo, Jesús Morales, en edificios próximos al Puerto Deportivo, un proyecto cuyo destino definitivo fue acabar en un cajón de la concejalía.

Los afectados se preguntaban ayer de dónde va a sacar el Ayuntamiento, en plena época de crisis, el dinero para las expropiaciones de viviendas y locales en primera línea de costa. No les compensa que les ofrezcan una reubicación más alejada del litoral porque «no es lo mismo estar en la fachada marítima que en la parte de atrás; eso nos iba a causar un gran perjuicio, a no ser que el Ayuntamiento subvencione nuestros negocios», apuntó Ángel Fernández.

Los vecinos del bloque de 32 apartamentos que también se pretende demoler también están que trinan con el plan. «Esto no se puede tocar, está autorizado. ¿Por qué van a tirarlo?», señala Honorio Núñez, uno de los residentes en los 10 apartamentos que están ocupados todo el año en el inmueble. Ni Núñez ni la presidenta de la comunidad de propietarios, Ana Domínguez, asumen la alternativa de que los realojen en otro edificio que se construya un poco más alejado de la costa. La sorpresa por el anuncio del proyecto previsto en el nuevo Plan General de Ordenación fue mayúscula entre los trabajadores de la zona, debido a que se produjo dos días después de que hubiera abierto el último local hoselero del Piles, «La Buena Vida», al que el Ayuntamiento concedió una licencia en precario. También, se preguntaba otro hostelero, cómo es posible que el Ayuntamiento ponga encima de la mesa un nuevo plan cuando aún no ha resuelto el problema que tiene en la zona de la Ería con vistas al Tostaderu, donde iba a ubicarse inicialmente el balneario. Ahí, en la zona denominada «API 100», está paralizado desde hace años el desarrollo de un importante complejo de ocio. «Mejor se preocupaban de acabar lo que empiezan. Eso sí que es una vergüenza, que ese proyecto lleve parados cuatro años por los pleitos con dos vecinos», y con algún que otro hostelero. La construcción de un parque en la Ería del Piles, si se promueve, podría acabar con las mismas complicaciones. Algunos afectados ya advirtieron ayer que el lunes, sin falta, pedirán cita con sus abogados.

El bloque de apartamentos que se prevé derruir con el nuevo planeamiento municipal, al fondo de la imagen, cuenta con 32 apartamentos, de los que sólo 10 hacen las funciones de vivienda habitual. La mayoría de estos apartamentos son segundas residencias de sus propietarios que los ocupan o los alquilan durante los meses de verano. En el bajo también hay un negocio hostelero.

Un vuelo sobre una nueva Ería del Piles

El Ayuntamiento considera que se debe acabar con el «desorden urbanístico y funcional» de una zona de gran valor

LA NUEVA ESPAÑA 25-7-2010- Elías GALLEGO

El plan que presentó el viernes el equipo de Urbanismo del Ayuntamiento de Gijón y que pretende eliminar las viviendas y los bares de la Ería del Piles para crear una zona verde, tiene el sentido de «una apuesta muy notable para transformar uno de los espacios más singulares de Gijón, reordenando el espacio para dar cabida al crecimiento económico vinculado al sector turístico». Así lo definen desde el Ayuntamiento, lo que no significa que reste indignación a muchos vecinos y propietarios de la zona que tendrán que ser realojados.

A vuela pluma, los datos que se han dado a conocer de esta actuación conlleva la reordenación de los suelos comprendidos entre la carretera de La Providencia y la avenida de José García Bernardo, que conforma el borde costero conocido como Piles-Rinconín (en realidad, Ería del Piles). El equipo redactor del proyecto alega que «el área en cuestión, de gran valor paisajístico y elevadas potencialidades por su ubicación, vistas y conexión con Gijón, presenta en la actualidad un cierto desorden urbanístico y funcional que pretende ser corregido con las medidas del nuevo Plan General de Ordenación».

Este proyecto tiene entre sus objetivos eliminar la circulación de vechículos desde el entorno del restaurante Bellavista, para desviarla hacia la zona de la carretera de la Providencia. De este modo, la zona se convertiría en una vía peatonal y ciclista a partir del citado restaurante. También se efectuaría una ampliación del paseo marítimo existente para mejorar la conexión de Somió con el frente costero.

Estas medidas permitirían crear una fachada marítima más retrasada que la actual, con un retranqueo de 15 metros respecto a la acera actual «además de la obtención de suelo para dotaciones y zonas verdes en todo el frente costero, especialmente una reserva de equipamiento de 7.250 metros cuadroados en la punta de los Mayanes de Tierra, cerrando la bahía por su parte oriental», además de un gran sistema de zonas verdes de 20.000 metros cuadrados que ocuparía toda la banda costera hasta el Sanatorio Marítimo. Se incluye también la reserva de 3.000 metros cuadrados que serían destinados un nuevo aparcamiento.

El nuevo suelo -lindero con la carretera de La Providencia- sería destinado en un 40% al uso residencial (se calcula que podría haber hasta 90 viviendas, con una altura máxima de bajo más tres plantas) para poder realojar a los vecinos de la zona, y un 60% para uso terciario.

Los hosteleros de la Ería del Piles rechazan el traslado de sus negocios para hacer un parque

Tachan la previsión del PGO de «aberración» y dicen estar dispuestos a plantar batalla judicial para evitar su desalojo del borde costero

EL COMERCIO 25-7-2010
Los hosteleros de la Ería del Piles están que trinan. Su rechazo es unánime a la pretensión municipal de trasladar sus negocios de la primera línea de playa para convertir esa franja costera en un parque. Expresiones como «aberración total», «tomadura de pelo» y «broma pesada» eran ayer las más repetidas por los responsables de los establecimientos situados junto a la avenida de José García Bernardo tras conocer el proyecto del futuro PGO para la zona. Algunos ya han corrido a poner el asunto en manos de sus abogados para armarse de razones jurídicas ante un eventual pleito judicial futuro.
Joaquín Ordieres, gerente del restaurante El Faro del Piles, lamentó que la hostelería del PERI-11 haya tenido que enterarse por los medios de lo que les aguarda. «Nadie nos comunicó nada. Es una forma de actuar un poco chavista, que nos llena de sorpresa e incertidumbre», criticó.
El dueños de las Terrazas de El Pery, José Ángel Fernández Ogando, advierte de que «a mí no me echan de aquí por las buenas» y rechaza de plano la propuesta de desalojo del borde costero para habilitar un parque. «Nuestros clientes quieren disfrutar de las vistas a la playa, porque para ver verde se van al monte», anotó.
Fernando Castaño, uno de los socios del Bellavista, lamentó que este anuncio «genera alarma entre los clientes y los empleados». Este empresario hostelero asegura que ha recibido numerosas llamadas telefónicas preguntado por cuestiones para las que no tiene respuesta. El lunes acudirá al Consistorio junto con el propietario, Germán Álvarez, para presentar una queja formal por registro. Álvarez aseguró ayer que «defenderé con uñas y dientes mis intereses en la zona», además de preguntarse «a quién se le ocurre plantear algo así en los actuales tiempos de crisis». «Quiero creer que es un globo sonda para ver nuestra reacción», añadió.
El concejal de Hacienda y futuro candidato a la Alcaldía por el PSOE, Santiago Martínez Argüelles, se refirió ayer al plan para El Rinconín como una propuesta «potente y atractiva a largo plazo para culminar la gran senda litoral que tiene Gijón». El edil aseguró que el Ayuntamiento es consciente de que hay preexistencias y actividades económicas importantes en la zona. Por ese motivo, prometió «diálogo para llegar a los acuerdos necesarios y que la gestión del proceso no sea una fractura con nada ni con nadie».
La portavoz del PP Pilar Fernández Pardo, a través de un comunicado muy crítico con el PGO que se está redactando, señaló que la propuesta de crear un parque en la Ería del Piles requiere «un análisis más exhaustivo». No en vano, la jefa de la oposición recuerda que esta actuación «lleva más de 20 años sin poder desarrollarse debido a los altos precios que se están barajando en esa zona». Pardo también llama la atención sobre un cambio de criterio de PSOE e IU al permitir ahora usos residenciales.

El plan para la Ería del Piles «no es ninguna broma», afirma la alcaldesa

Felgueroso propone «diálogo y tiempo» como herramientas para alcanzar acuerdos con los vecinos y los hosteleros afectados

EL COMERCIO 26-7-2010
La alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, advierte a quienes entienden que la idea de suprimir viviendas y negocios de la primera línea de playa en la Ería del Piles es una broma que la propuesta del nuevo Plan General de Ordenación va muy en serio. «Con estas cosas no se bromea», aseguró la alcaldesa, pero también dejó claro que no es intención del Ayuntamiento entrar en el proyecto como un elefante en una cacharrería y propuso «diálogo y tiempo» como herramientas a emplear para alcanzar los acuerdos necesarios.
«Creo que todos podemos estar de acuerdo en que esta zona necesita una intervención y lo que hay que hacer es ver cómo se hace hablando con todo el mundo», manifestó la alcaldesa al ser preguntada tanto por el proyecto anunciado por el concejal de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, como por el rechazo unánime de vecinos y hosteleros afectados.
¿Plazos? La alcaldesa fue, una vez más, prudente. Aunque, tras anunciar su decisión de no optar a la reelección en las próximas elecciones municipales, su intención es seguir trabajando con absoluta normalidad los nueve meses que, aproximadamente, le quedan en el puesto, no parece que tenga especial interés en dejar cerrado el polémico asunto de inmediato. Pero tampoco se muestra dispuesta a paralizarlo. «Una vez que sea aprobado el Plan, se irá viendo lo que hay que hacer», sentenció la alcaldesa.
En principio, calificó de «emblemática» la idea de construir un parque público al lado de la playa de San Lorenzo, pero admitió que «ninguna operación de éstas es urgente».
El objetivo municipal es conseguir consensos no sólo entre grupos políticos para poder tomar las decisiones que correspondan, sino también con «los instalados» en los terrenos que habría de ocupar el nuevo parque. Todo ello, sin prisas ni deseos de llegar a imposiciones.
El concejal Pedro Sanjurjo llenó de inquietud a los propietarios de parcelas en la Ería del Piles tras afirmar el pasado viernes que el nuevo Plan General de Ordenación, que se encuentra en trámite, prevé convertir en «playa verde» el borde costero de la Ería del Piles.
Todo ello se enmarcaría en el contexto del PERI 11, que afecta a algo menos de 80.000 metros cuadrados comprendidos entre la carretera de La Providencia y la avenida de José García Bernardo y desde un poco antes del restaurante Bellavista hasta el Sanatorio Marítimo, aproximadamente.
De la citada superficie, según dijo Pedro Sanjurjo, 20.000 metros cuadrados se reservarían para la zona verde, unos 12.000 estarían dedicados a dotaciones públicas y 3.000 más servirían para habilitar un aparcamiento en superficie. Por último, para edificar se habilita una franja de unos 25.000 metros cuadrados, el 60% para empresas de servicios y el otro 40% para uso residencial.
A partir del citado anuncio, las reacciones de los afectados, básicamente industriales de la hostelería, no se han hecho esperar. El rechazo es unánime y algunos quieren poner la venda antes de que se produzca la herida. Y es que, aunque no falta quien tacha la idea de broma sin sentido, todo el mundo es consciente de que cualquier reacción, si no es rápida, puede llegar demasiado tarde.
En ese contexto, varios hosteleros manifestaron a EL COMERCIO su intención de recabar una exhaustiva información jurídica para conocer tan pronto como sea posible sus alternativas con vistas a parar la iniciativa antes incluso de que se convierta en acuerdo definitivo.
El objetivo municipal es aprobar el nuevo PGO antes de las elecciones del 22 de mayo.

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>